¿Hay un tratamiento para la EH?


Drogas antipsicóticas como el Haloperidol o Clonazepam, pueden ayudar a aliviar los movimientos coreicos y también ayudar en el control de alucinaciones, ilusiones, y temperamentos violentos. Estas drogas, no obstante, no sirven para paliar otras formas de contracciones musculares asociadas a la EH, como la distonía, y pueden incluso empeorar el estado del enfermo, causando rigidez y entumecimiento.

También estas medicinas pueden tener importantes efectos secundarios, incluyendo somnolencia, y por esta razón deben usarse en las menores dosis posibles.

Para la depresión se puede prescribir fluoxetina u otros compuestos. Los tranquilizantes pueden ayudar a controlar la ansiedad y el litio se puede usar para combatir la excitación patológica y los cambios severos en el estado de ánimo. También la medicación puede ayudar a tratar los severos ritos obsesivo-compulsivos de algunas personas con la EH.

La mayoría de las drogas para tratar los síntomas de la enfermedad tienen efectos secundarios como fatiga, hiperexcitabilidad, desasosiego o abatimiento. Algunas veces es difícil decir si un síntoma en particular, como la apatía o la incontinencia, son signos de la enfermedad o una reacción a la medicación.